Skip to main content

2008-2009

10. Jesús fue agradecido

Objetivos
 
Aprender de Jesús que fue agradecido y lo manifestó en diferentes ocasiones durante su vida pública.
 
Reflexión
 

Jesucristo, Señor de los hombres

En las semanas precedentes nos hemos adentrado en la persona de Jesucristo, viendo como él es Señor de la creación y cómo tiene toda la autoridad sobre el pecado y sus consecuencias: la muerte, el Diablo, la enfermedad y la ley. En éste y en los próximos temas, veremos cómo Jesucristo es el Señor de todos los hombres en general y de todas las áreas de nuestra vida en particular.

9. Gracias por mi familia

Objetivos
 
Aprender a dar gracias a Dios por nuestra familia, sobre todo por nuestros padres. Descubrir todos los motivos que tenemos para ser agradecidos con nuestros padres.
 
Reflexión
 
¿Te has perdido alguna vez? […] Yo recuerdo una ocasión en que perdimos a uno de mis hermanos. Volvíamos del colegio en autobús escolar, el autobús escolar paraba en la puerta de un centro comercial donde mi madre nos esperaba cada tarde. Un día bajaron todos los niños del autobús menos mi hermano.

Jesucristo nos rescató de la maldición de la Ley

El hombre quedó, tras su desobediencia a Dios, a merced del pecado. Las consecuencias de su desobediencia fueron terribles. El hombre perdió el rumbo. Quedó muy herido en toda su persona: su inteligencia, su voluntad, sus emociones y sentimientos, todo su ser fue seriamente dañado. Su sentido de la verdad, de lo justo, perfecto y santo quedó muy afectado. Ante semejante panorama, y caminando el hombre a la deriva, Dios da la ley a su pueblo, con el fin de mostrarle por dónde tiene que andar y conducirle por caminos de vida.

8. Gracias por ser especial

Objetivos
Aprender a dar gracias a Dios porque nos ha hecho especiales, diferentes y únicos. Descubrir que somos hijos de Dios y que Jesús nos llama amigos y eso son dos grandes motivos para dar las gracias.
 
Reflexión
Comenzamos la reflexión de hoy con una dinámica. Repartimos a cada chico una fruta u hortaliza. Cada uno explica al resto del grupo las características de la fruta que le ha tocado. Por ejemplo:

Jesucristo, vencedor sobre la enfermedad

En este tema vamos a referirnos más a la enfermedad psíquica o física, pues la enfermedad espiritual, que en la Biblia se identifica con el pecado, y que es la enfermedad más grave de todas, ya quedó tratada en temas anteriores. El pecado que abrió la puerta a todos los males, dio entrada también a la enfermedad física y psíquica. El hombre pasó de la salud perfecta a un estado de vulnerabilidad ante la enfermedad, y a tener experiencia de algo que antes desconocía.

7. La vida: motivo de gratitud

Objetivos

Aprender a practicar el agradecimiento por el regalo de nuestro cuerpo, por el don de la vida física y la vida eterna. 
 

Jesucristo, triunfador sobre la muerte

¡Cristo venció a la muerte! ¡Aleluya!
 
El mismo Jesucristo, el Hijo de Dios, pasó por la experiencia de la muerte, si bien de un modo diferente al resto de los hombres. Su muerte fue única y diferente de las demás sobre todo por las siguientes razones:

6. La gratitud es una virtud

Objetivos

Aprender a practicar el agradecimiento por los dones que recibimos cada día. Descubrir que la gratitud se adquiere con la práctica.
 

Jesucristo, triunfador sobre el pecado

Sabemos que Adán y Eva pecaron. Fue un pecado de desobediencia, de rebeldía, de autosuficiencia, de independencia, de querer ser como Dios. Desde entonces el pecado hizo mella en toda la humanidad. El ser humano perdió lo más valioso que tenía: la comunión con su Creador.

Distribuir contenido