Skip to main content

Mayor de 15 años

12. Tu restauración: la obra de arte del Redentor

"¿No puedo hacer yo con vosotros, casa de Israel, lo mismo que este alfarero?" (Jr,18,6)

11. Experiencia de salvación

"El que está en Cristo, es una nueva creación; pasó lo viejo, todo es nuevo" (2 Co 5,17)

10. Los instrumentos de la salvación (II): La sangre

"la expiación por la vida, con la sangre se hace" (Lv 17,11)

9. Los instrumentos de la salvación (I): La cruz

"Pues la predicación de la cruz es una necedad para los que se pierden; mas para los que se salvan -para nosotros- es fuerza de Dios" (1 Co 1,18)

Una revelación de la cruz. A lo largo de la historia de la humanidad y del pueblo de Israel, la cruz estuvo presente y fue anunciada constantemente. Algunos ejemplos:

8. Jesús de Nazaret, el Salvador de los hombres

"Porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres por el que nosotros debamos salvarnos" (Hch 4,12)

7. Jesús de Nazaret, el Redentor de los hombres

"En él tenemos por medio de su sangre la redención" (Ef 1,7)

Jesús, el Cristo. Dice la Carta a los Hebreos que Dios se propuso un plan para realizarlo "en la plenitud de los tiempos" (Hb 1,10), y este plan consiste en: "hacer que todo tenga a Cristo por Cabeza, lo que está en los cielos y lo que está en la tierra" (Hb 1,10).

6. Una luz en el horizonte

"Alzo mis ojos a los montes: ¿de dónde vendrá mi auxilio?" (Sal 121,1)

5. A la búsqueda de una solución

"¡Quién me diera alas como a la paloma para volar y reposar!" (Sal 55,6)

¿Y ahora qué? Si los problemas en los que el hombre se ve metido y en los que se mete son tan numerosos y tan graves, aunque los frentes se acumulen nos exigen continuamente dar una respuesta o buscar una solución o una salida. No podemos escapar a una tozuda realidad que nos reta constantemente a luchar: "¿no es una milicia lo que hace el hombre en la tierra?" (Job 7,1).

4. Aumentándonos los problemas

"Cierto es que no hay ningún justo en la tierra que haga el bien sin nunca pecar" (Qo 7,20)

3. Metidos en problemas

"El salario del pecado es la muerte" (Rm 6,23)

Distribuir contenido