Skip to main content

El día del Señor

Posted in

Me voy a referir brevemente en esta reflexión no al domingo o primer día de la semana, que es también llamado ‘el día del Señor’, sino al día en que el Señor vendrá nuevamente, la segunda venida o Parusía. Será el fin de la historia y el principio sin fin de la eternidad.

Éste es un hecho cierto, el Señor vendrá. Así lo anunciaron los ángeles en el momento de la ascensión: “Galileos ¿qué hacéis ahí mirando al cielo? Este que os ha sido llevado, este mismo Jesús, vendrá así tal como le habéis visto subir al cielo” (Hch 1,11). El mismo Jesucristo predijo que tal hecho ocurrirá: “Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará en su Trono de gloria. Serán congregadas delante de él todas las naciones, y él separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos” (Mt 25,31-32). Y el autor de la Carta a los Hebreos afirma: “Así también Cristo, después de haberse ofrecido una sola vez para quitar los pecados de la multitud, se aparecerá por segunda vez sin relación ya con el pecado a los que le esperan para su salvación” (Hb 9,28).

Será un momento gozoso para los cristianos, pero terrible para los que niegan el señorío de Cristo.

¿Cuándo y cómo vendrá?

Lo que la Palabra de Dios pone de manifiesto es que será una venida repentina: “Porque como el relámpago sale por oriente y brilla hasta occidente, así será la venida del Hijo del hombre” (Mt 24,27) y también “a la hora que menos penséis vendrá el Hijo del hombre” (Lc 12,40); y sólo conocida por el Padre, pues “de aquel día y hora, nadie sabe nada, ni los ángeles de los cielos, ni el Hijo, sino sólo el Padre” (Mt 24,36).

Su venida, en todo caso, está cerca y debemos ser pacientes hasta que llegue: “Tened, pues, paciencia, hermanos, hasta la Venida del Señor. Mirad, el labrador espera el fruto precioso de la tierra aguardándolo con paciencia hasta recibir las lluvias tempranas y tardías. Tened también vosotros paciencia; fortaleced vuestros corazones porque la Venida del Señor está cerca (St 5,7-8). Pablo en la carta a los Filipenses dice: “el Señor está cerca” (Flp 4,5). Creían los primeros cristianos que era tan inminente este glorioso momento que Pablo escribió: “El Señor mismo a la orden dada por la voz de un arcángel y por la trompeta de Dios, bajará del cielo, y los que murieron en Cristo, resucitarán en primer lugar. Después nosotros, los que vivamos, los que quedemos, seremos arrebatados en nubes, junto con ellos, al encuentro del Señor en los aires. Y así estaremos para siempre con el Señor” (1 Ts 4,16-17).

¿Qué pasará?

·         Tendrá lugar el glorioso advenimiento de la plenitud del Reino de Dios, el tiempo de la “restauración universal” (cf. Hch 3,21), de modo que todo tenga a Cristo por cabeza. El manifestará de una forma gloriosa su señorío y llegará la realización definitiva del designio de Dios: “hacer que todo tenga a Cristo por Cabeza, lo que está en los cielos y lo que está en la tierra” (Ef 1,10).

·         El día del Señor marcará la victoria definitiva sobre los enemigos (cf. 1 Co 15,24-28).

·         El Hijo del hombre “vendrá en la gloria de su Padre, con sus ángeles, y pagará a cada uno según su conducta” (Mt 16,27).

·         Él juzgará a los vivos y a los muertos: “Te conjuro en presencia de Dios y de Cristo Jesús que ha de venir a juzgar a vivos y muertos, por su Manifestación y por su Reino… (2 Tm 4,1).

Tu valoración Promedio (4 votos)